Beneficios y riesgos de añadir gastos de limpieza a tu Airbnb

Quitar el polvo de los estantes y fregar los platos... Cualquier anfitrión te dirá lo mismo: limpiar el alojamiento a la salida de los huéspedes es probablemente la tarea menos agradable del negocio de alquileres para estancias cortas. Por eso, Airbnb ofrece a los anfitriones la posibilidad de añadir los gastos de limpieza al precio por noche de las reservas. Según la plataforma, estos gastos «permiten a los anfitriones cubrir el coste adicional incurrido para preparar el alojamiento antes de la llegada o después de la salida de los huéspedes». » 

{name or title}

El proceso es bastante sencillo para el anfitrión, que no tiene más que iniciar sesión en su cuenta y determinar el importe de los gastos. Los huéspedes verán un precio por noche ligeramente más alto, que incluirá los gastos de limpieza divididos entre el número total de noches reservadas. En resumen, es un paso en principio sencillo y beneficioso para ambas partes.

La gran desventaja de esta opción es que, como hemos comentado, aumenta el precio por noche de tu alojamiento. Sin embargo, existen otros trucos para mantener un precio competitivo en el mercado de alquiler vacacional de tu ciudad o barrio. En primer lugar, estudia a tu competencia: comprueba si los anfitriones de tu entorno cobran gastos de limpieza y, sobre todo, a cuánto ascienden. De hecho, una de las mejores formas de determinar el importe de tus gastos de limpieza para que esta decisión te beneficie es consultar los que aplican otros alojamientos similares al tuyo en tu misma zona.

Aunque estos gastos te permitan contratar a alguien o compensen el tiempo que dedicas a la limpieza, ten en cuenta que subir el precio puede actuar como elemento disuasorio a la hora de conseguir reservas para estancias cortas. ¡Ten cuidado con las reservas de fin de semana! Si los gastos de limpieza ascienden, por ejemplo, a 100 euros, es probable que los huéspedes de estancias cortas no quieran pagarlos. Tu objetivo será, sin duda, conseguir reservas de estancias largas (de una semana o más), ya que en estas el importe de los gastos repartido entre el total de días parece estar más justificado.

Por último, ten en cuenta que muchos huéspedes se comportarán en función de los precios que establezcas y las tarifas que cobres. Si pagan una cantidad muy elevada por la limpieza, tendrán menos tendencia a sacar la basura y dejar el alojamiento limpio, ya que esperarán que el anfitrión se ocupe de ello. Por tanto, aplicar gastos de limpieza considerables a veces supone correr el riesgo de encontrarse un alojamiento en peor estado que si no se hubiera cobrado nada.

Además, te recomendamos que te comuniques con tus huéspedes cuando recibas la reserva: ¿aceptan sacar la basura y doblar las toallas a cambio de reducir los gastos? Si puedes hacerlo, ¡sé flexible! Sin duda, es la mejor forma de aplicar los gastos de limpieza y minimizar los riesgos a la vez.

En resumen, te sugerimos que reflexiones sobre la decisión de añadir gastos de limpieza a tu anuncio. Aunque puede resultar interesante, los riesgos asociados son elevados. Asegúrate de ofrecer un precio competitivo y mantén la flexibilidad. Como en todo en Airbnb, la comunicación entre huéspedes y anfitriones es la clave del éxito.

Por nuestra parte, nuestro servicio de gestión de alquileres vacacionales Luckey se encarga de aplicar todos estos consejos para posicionar mejor tu anuncio y así mejorar su atractivo.


¿Quieres olvidarte de los trámites de los alquileres de corta duración e incrementar el valor de tu propiedad?


Luckey and Airbnb
Desde su adquisición en diciembre de 2018, Luckey se ha convertido en una filial íntegramente participada de Airbnb.
Similar publications that may interest you